Li Qingzhao, una poeta china del siglo XII, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid

Poesía completa (60 poemas ci para cantar), de Li Qingzhao, se presenta en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el día 18 de enero, a las 19h 30, en la Sala Nueva. Pilar González España, su traductora, Clara Janés, directora de nuestra colección de poesía, y Tan Linglong recitarán una selección de poemas, acompañados por el músico Luo Jun.
Recomendamos mostrar esta invitación a la entrada del Círculo. Recuerden que la entrada es libre hasta completar aforo.


Poesia completa (60 poemas) de Li Qingzhao, novedad noviembre 2010

Se publica por primera vez en lengua española la poesía completa de la más grande poeta china de todos los tiempos.

Una tarea nada sencilla que, según palabras de su traductora, Pilar González España, la ha llevado a sumergirse «de lleno en la esencia poética y la respiración de estos poemas. Por ello, en esta traducción se ha puesto en marcha el mecanismo de la composición poética, volando por encima de los textos, pero, al mismo tiempo, sin despegarse de las palabras originales, dando prioridad, por encima de todo, a la belleza que transpiran. Se ha incluido el cuerpo de notas al final del texto. Las palabras en cursiva remiten al mismo. La rima no la he usado a propósito. El poema hubiera resultado con un tono clásico, medieval si hablamos del s. xii, que no se hubiera correspondido en absoluto con la naturalidad y sensualidad, además de la modernidad, de la lengua china de Li Qingzhao. (...) he dejado algunas que proyectaban, de repente, un nuevo brillo al poema, haciéndose eco de melodías ocultas, antiguas, como una evocación, de lo que el poema podría ser en lengua china original».

Pilar González España

 viento detenido
     polvareda de perfumes
flores últimas

     se hace tarde en la noche

¡estoy tan cansada
     que no puedo ni cepillarme el pelo!

las cosas permanecen
          los hombres no
todo en su final se acaba

     quisiera hablar
pero mis lágrimas se precipitan

     dicen que en Shuangxi
la primavera es aún hermosa

podría navegar allí
          en una barca ligera

pero quizá esta sea tan pequeña tan frágil
que no pueda soportar el peso
     de tanta melancolía


Li Qingzhao nació en 1084, en Li Cheng (actual Jinan) en la provincia de Shangdong. Su origen ilustre y una educación intelectual y artística forjaron el espíritu de esta mujer que no abandonaría jamás la poesía a lo largo de toda su vida. A pesar de lo excepcional de la situación (una mujer escritora en la China del s. xii), su calidad y maestría literarias convencieron a todos los historiadores y letrados, tanto del pasado como del presente, de que se trataba, sin lugar a dudas, de la más extraordinaria mujer poeta de toda la historia de la poesía china. El núcleo temático y vital de Li Qingzhao fue el amor, un amor que se extendió y modificó, siguiendo el periplo de su vida y su corazón. Ella y su marido Zhao Mingchen (1081-1129), bibliófilo, coleccionista y de una gran cultura, compartieron la creación poética y el trabajo de erudición.
Ficha técnica: - Autora: Li Qingzhao - Título: Poesía completa (60 poemas ci para cantar) - Edición y traducción del chino de Pilar González España - Colección: «poesía del oriente y del mediterráneo», 33 - Nº páginas: 208 -  ISBN: 978-84-96327-77-1 - PVP: 18 euros


Florina Ilis, premio Courrier International 2010

La Cruzada de los niños, considerada la mejor novela extranjera publicada en Francia.

¡FELICIDADES! 

Información completa en http://www.courrierinternational.com/article/2010/10/20/une-epopee-heroico-satirico-mystique

Reproducimos un fragmento traducido de la entrevista del Courrier International a Florina Ilis tras la concesión del Premio.
Entrevista íntegra en http://www.courrierinternational.com/article/2010/10/21/la-roumanie-dans-le-miroir
Rumania en el espejo

Con La Cruzada de los niños, la rumana Florina Ilis bosqueja un vasto y hermoso fresco del su país. Razón  por la cual el Courrier International le ha concedido este año el premio al mejor libro extranjero. El libro fue unánimemente saludado desde su aparición en 2005 en Rumania.
F. I. es la escritora del momento. La tríada lectores-escritores-críticos por una vez han dejado de lado sus disputas para convenir que la literatura rumana ha visto emerger una voz nueva, de suma originalidad...
¿Cómo se explica usted el éxito de La Cruzada de los niños? ¿La gente está harta de la política  y, sin embargo, querría leer un libro que la critica califica de "fresco de la Rumania contemporánea"?
No creo que la gente esté harta de la política, por lo menos no tan harta como para ponerse a leer literatura. Me gustaría que fuera así. La Cruzada de los niños llegó, creo, en el momento oportuno. De ahí su éxito. Respondía a una espera. Hay momentos en que las naciones necesitan escritores que enarbolen un espejo de su época. Mi novela es ese tipo de espejo. Trabajé en él cinco años, pero no de forma continuada. Durante ese tiempo, salí varias veces al extranjero e interrumpí su escritura para redactar mi tesis doctoral.
Como se trata de una especie de fresco de la Rumania contemporánea, me vi obligada a seguir prácticamente todo lo que sucedía en el país, tanto política como socialmente. Los medios de comunicación están bien representados en mi novela, pues su papel es esencial en la acción, traté de comprender los mecanismos de la construcción de las imágenes mediáticas, la manera en que esos medios usan el poder que detentan en la sociedad contemporánea, cómo se hacen imprescindibles en la época que representan. Además, como el libro cuenta con muchos personajes infantiles, para reproducir lo más fielmente su universo, traté de estar al día en todo lo que ocupa la mente de los colegiales, desde la música que escuchan, sus películas preferidas, los actores que más les gustan, sus ídolos deportivos, la lengua específica de su edad hasta sus más profundas preocupaciones. No me olvidé del mundo gitano, traté de observar lo que sucede, en medio de nuestra indiferente vecindad, en el seno de ese universo, dotado de leyes estrictas, que rechazamos con vehemencia a causa de nuestra incapacidad para comprenderlo.
La autora participará en un encuentro-lectura el 18 de noviembre a las 19 h en el Institut Culturel Roumain, sito en el distrito VII de París.
* El Courrier International es un semanario de actualidad, publicado en París. Cada semana ofrece la lectura de la mejor prensa mundial, traducida al francés. Desde su creación en noviembre de 1990, el Courrier ha recogido en sus columnas artículos de 1300 periódicos -desde el New York Times, al Diario de las Maldivas-, lo que significa 25000 periodistas citados.


Abdelatif Laabi

Abdellatif Laâbi, invitado por la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo de Sevilla, antes del acto en la Casa del Libro -concebido como una conversación entre el autor y la traductora de su libro Fez es un espejo-, se reunió con l@s integrantes del club de lectura "Tres con Libro", que había elegido esa novela autobiográfica como lectura del mes de septiembre

Laâbi y l@s integrantes del club de lectura departiendo en torno a un café.

Abdellatif Laâbi en conversación con Inmaculada Jiménez Morell en momento de la conversación entre Abddellatif Laâbi e Inmaculada Jiménez Morell en torno a Fez es un espejo... antes de conocer la "noticia" que de ella daría en su "Bazar de Sevilla",  el diario La Razón al día siguiente, 28 de septiembre de 2010, y que no nos resistimos a transcribir íntegra y literalmente: El mundo árabe a través de los libros. La escritora, traductora e intérprete iraquí Abdellatif Laâbi, Premio Goncourt de Poesía 2009, participó ayer en una "visión del mundo árabe a través de los libros". Laâbi, residente en Madrid, fue la protagonista del acto organizado por la Fundación Tres Culturas en la Casa del Libro ofreciendo un punto de vista enriquecido por su profesión. La escritora ha traducido al árabe textos de Rafael Alberti o Fernando Savater y mantiene una activa defensa de las mujeres.

http://4.bp.blogspot.com/_ziBoY9civ90/TLd4jWMXGeI/AAAAAAAAAS0/D5TKejCF_6k/s1600/Abdellatif+La%C3%A2bi_sep_2010CASA_LIBRO.jpg

http://1.bp.blogspot.com/_ziBoY9civ90/TLd8tGnW-cI/AAAAAAAAAS4/4LYhJkewQPQ/s1600/La%C3%A2bi_laraz%C3%B3n.jpg
Alejandro Luque, se hizo eco de la visita de Laâbi en El Correo de Andalucía y en mediterráneo sur Revista digital de Algeciras a Estambul. Artículo completo en mediterráneo sur


SOPHIE CARATINI en el Salón Internacional del Libro Africano de Tenerife

Sophie Caratini, autora de Hijos de las nubes, participa este año en el Salón Internacional del Libro africano (SILA ), que se celebrará del 22 al 26 de septiembre en el Puerto de la Cruz de Tenerife.

A las 18:30 del día 22, dialogarán Sophie Caratini, Mbareck Ould Beyrouk y Pablo Martín Carvajal.


Sophie Caratini y los "Hijos de las nubes" por Bahia Awah

Cada vez que voy a realizar un viaje de esos largos y me detengo a hacer mi maleta recuerdo cuando de niño me fijaba atentamente en cómo mi padre ensillaba su dromedario cuando se iba de bauah[1] en busca de agua, pastos o ejerciendo de dayar[2] detrás de las huellas del ganado extraviado. Tres cosas fundamentales preparaba la noche anterior al viaje, un buen guirba[3], un znad[4] y su mecha de nur[5] y un cuchillo de lemleida[6]. Claro que los tiempos cambian y cada generación sigue el inevitable curso evolutivo de su sociedad. Yo cada vez que viajo de Europa a África lo primero que guardo en mi mochila es un libro de viaje, un libro que no me aburre, un libro y un autor que me hacen compañía con pasajes literarios como los de Javier Reverte, Ramón Mayrata o Ryszard Kapuscinski. Pero en mi viaje de noviembre del pasado año 2009 elegí, acertando, el libro de otro escritor, Hijos de las nubes (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo) de la etnóloga Sophie Caratini, en su entretenido periplo en busca de la sociedad saharaui en los años setenta.

La primera vez que oí hablar ella fue en 1994 en Nuagchot, la capital mauritana. Mi tío me dijo:
–Aquí tengo un libro en francés escrito por una historiadora gala y que habla del Sahara. Creo que no te va a gustar, porque enfoca su contenido desde el tribalismo en la sociedad saharaui, pero es muy interesante, léelo. Su título, Les Rgaybat 1610 - 1934. Cogí el libro y lo estuve hojeando varios días para determinar cómo la autora quiso proyectar su mirada sobre los saharauis centrándose en el estudio de una tribu. Era una edición en lengua francesa, y no la puede disfrutar por el poco dominio que tengo de esa lengua, pero me llamó la atención. Había fotos del Emir de Adrar mauritano junto con notables jefes tribales saharauis de aquella época, como Mhamed uld Eljalil, entre otros. Mi tío me indicaba que la persona de cabello largo que estaba al lado de ese notable saharaui era mi tío abuelo, Omar uld Awah, que fue su auxiliar cercano.

Dieciséis años más tarde de conocer ese libro llegaba a mis manos otro trabajo de esa misma escritora, Hijos de las nubes, sobre las experiencias de aquel viaje para su trabajo de tesis, en 1975. Subrayé en la primera parte del libro este párrafo con el que uno aquellos jóvenes Polisarios explicaba, al conocer que la joven era una etnóloga francesa, qué pretendían ser los saharauis con su proceso anticolonial y antitribal, “Queremos construir una sociedad justa e igualitaria. Nuestras tradiciones prueban que somos capaces de ello. Los habitantes del desierto siempre practicaron la solidaridad, la ayuda mutua y el sentido del honor. Entre nosotros no hay clases explotadoras ni reyes ni emires. … somos un pueblo libre y orgulloso y en nosotros tenemos con qué construir una sociedad moderna mucho más democrática que la vuestra”.
Sophie en aquellos años, como estudiante recién licenciada, venía con el propósito de estudiar una estructura tribal que sin embargo los saharauis declaraban abolida en su nuevo proceso liberador como un pueblo y no como un conjunto de tribus, algo que las potencias occidentales usaron para perpetuar su dominio colonial en África. Enfrascado en la lectura del libro cuando me lo permitía mi trabajo, seguí con Caratini, su atrevido y desafiante periplo por muchos lugares en el desierto. Alguno de esos lugares llegué a conocer y tengo referencias de otros en esa geografía de fronteras mauritano saharauis. Viví con mucha emoción la gran carga literaria con la que describía sus días y sus noches entre beduinos, muchos de los cuales estaban politizados por aquellas circunstancias, y se sentían arraigadamente bien identificados con su nacionalidad saharaui. Era el caso del joven del párrafo mencionado con anterioridad o del otro joven universitario que la atendió cariñosamente con su botiquín de guerrero. Ambos eran estudiantes, estaban muy influidos por los movimientos de liberación de la época y alzados clandestinamente contra el dominio colonial, porque "hay cosas que para lograrlas han de ser ocultas".
Cuando Sophie en 1975 buscaba encontrar hueco entre aquellos nómadas saharauis, yo me hallaba expuesto a los nuevos cambios políticos que estaban surgiendo muy cerca de esas fronteras en las que se encontraba la etnóloga, convertido en niño de guerra, huido en aquel éxodo, separado de mi familia por el conflicto, un suceso hacia el que Sophie en aquellos convulsos años no acababa de orientar su atención como etnóloga. Era una estudiante occidental que acababa de adentrarse en lo más profundo del desierto para compartir la vida de los pastores nómadas y vivir su experiencia como etnóloga que iniciaba el largo periplo de un investigador sediento por conocer y reflexionar sobre la teoría de los pueblos nómadas y sus orígenes. Como ella escribía, “pese a todo quise escribir mi tesis, el libro de su historia. Para ellos, en primer lugar, pues creía que no había que ocultar los engranajes de la estructura social, sino analizarlos a fin de poder superarlos“. Leyendo el libro en los campamentos de refugiados saharauis la imaginé muchas veces en aquellos años cerca de los desplazamientos que me condujeron al refugio. Poco tiempo después de que ella abandonara la zona, pasábamos muy cerca nosotros los refugiados sumidos en la pesadilla del éxodo, a veces bombardeados por la aviación marroquí, y otras perseguidos por las tropas mauritanas. Era yo un niño atendido y arropado por los Polisarios, pasando por Um Draiga, Guelta Zemur, muy cerca de Bir Umgrein, Tifariti y Ain Bentili, huidos en dirección al exilio que nos tocaba sufrir y ver cómo injustamente hasta hoy perdura por más de tres décadas. A los que hemos vivido aquella apocalipsis del 75 y 76 sin lugar a dudas que estas líneas itinerantes nos traen ingratos recuerdos, pero a la vez un necesario y merecido repaso a nuestra Historia expuesta con un croquis social etnográfico trazado desde el comienzo de su segunda edad de oro, que surgiría a partir del nacimiento del Polisario hasta nuestros días.

En ocasiones, en los campamentos saharauis, cuando sacaba Hijos de las nubes para seguir su lectura, mucha gente se fijaba en su título y me lo pedían para quedárselo. Pero siempre les respondía que no era mío, sino de una amiga que me lo había prestado y estaba esperando a que concluyera su lectura y devolverlo. Porque no es un libro que se lee y se abandona o se pasa a otros, es investigación sobre nuestra Historia. Finalmente opté por forrarlo para no llamar la atención y complicarme en más respuestas. El lector puede que se enganche desde el primer momento como igual puede que le resulte difícil seguir el hilo en las primeras páginas cuando Sophie narra cómo intentaba salir de Nuagchot en busca de los saharauis nómadas y abandonar una ciudad donde reina la incertidumbre, la búsqueda del buen linaje y la exhibición de lo que aparentan ser las cosas, y no lo que son en realidad. En su lectura viví con dolor su enfermedad, sentí con mi corazón sus días de soledad, tan débil, haciendo el camino de regreso a través de itinerarios pedregosos y polvorientos, desplazándose en coches militares con su fragilidad ante las nuevas circunstancias después de consumir toda la fuerza y vitalidad que desplegó para conversar, entrevistar, meditar, escuchar y reflexionar. Todo el afán por sacar adelante un reto ante su desafío de futura etnóloga que pretendía recoger parte de la historia de aquella sociedad de nómadas del que le hablaba en la Universidad de Nanterre su profesor Ahmed Baba Meska. El hombre que ese mismo año se uniría a los dirigentes saharauis en su lucha.
Destaco el lado humano que se despierta en Sophie cuando se encuentra con el joven médico Polisario de larga melena, símbolo anticolonial y antitribal de la época entre los saharauis aunque ella tal vez desconocía este hecho, que le atendió con su botiquín y los pocos antibióticos de que disponía para sus compañeros que dejó alzados en los montes de Ergueiua, a prestar auxilio a una francesa enferma en un frig de beduinos. Al menos en su peor momento encontró un futuro médico para acompañarla y tratar de salvar su vida, si no con medicamentos al menos con su humanidad y complicidad. A la pregunta de Sophie sobre cómo se llamaba el joven le respondió:
–No puedo decirte mi nombre, basta con que me llames “el compañero de las montañas”[7].
Con eso quería decirle que era un guerrillero Polisario, clandestinos aún en aquellos difíciles años, perseguidos por la metrópoli. Y diría para finalizar que en el libro hay un grato momento cuando Caratini nos retrata a Luali, el mítico dirigente Polisario, sin saber ella entonces quién era. En su encuentro Luali le expone el ideal revolucionario concebido por el pueblo saharaui.

Por todos estos motivos considero que Hijos de las nubes, que no pueden ser otros que los saharauis, es una obra para dedicarle un merecido tiempo de lectura, de meditación y reflexión sobre y para el pueblo saharaui y su proceso de descolonización tratado con imparcialidad por una etnóloga francesa.

Bahia M. H. Awah
Poemario por un Sahara Libre

[1] Persona beduina con mucha inteligencia que se encarga de buscar, montada sobre un dromedario, lugares de nuevas acampadas y pasto para el ganado
[2] Buscador de camellos
[3] Odre para llevar agua
[4] Varita de hierro fundido utilizado tradicionalmente entre los saharauis para encender fuego friccionándola con una piedra silex y una mecha
[5] Especie de algodón para hacer la mecha que se obtiene de algunas plantas del desierto. Tiene un olor muy agradable en la combustión
[6] Cuchillo usado en la década de los 60 del pasado siglo revestido de nácar
[7] Estrofa del himno del Frente Polisario


Abdellatif Laâbi en Sevilla

 Abdellatif Laâbi, premio Goncourt de poesía 2009, conversará con Inmaculada Jiménez Morell, traductora y editora de ediciones del oriente y del mediterráneo, sobre su novela Fez es un espejo. El fondo de la tinaja, el próximo 27 de septiembre a las 19:30 en la Casa del Libro de Sevilla.

El relato autobiográfico de este poeta, novelista, dramaturgo, ensayista... ha sido elegido por el club de lectura "Tres con libros" para este mes, con motivo del ciclo "Marruecos en Tres Culturas", que actualmente se lleva a cabo en la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

 

 

 


Novedad octubre 2010, Dos trayectos

Con Dos trayectos, novela autobiográfica de este escritor sirio de origen curdo, iniciamos el nuevo curso editorial. Esperamos que disfrutes con su lectura como ya lo hemos hecho nosotr@s

Salim Barakat  DOS TRAYECTOS

Dos trayectos recoge bajo un mismo título los dos trabajos autobiográficos de Salim Barakat (El saltamontes de hierro y Toca, toca fuerte la trompeta hasta reventar), en los que el autor narra su infancia y adolescencia de niño curdo de la provincia de Jazira, al noreste de Siria. La vida descrita en estas páginas es cruda, violenta y sin paliativos: los juegos de la niñez, la amistad, el descubrimiento del sexo, los cambios políticos, las relaciones humanas…, todo ello se enmarca en un paisaje áspero y evocador. Los personajes y las situaciones adquieren la desmesura de la narración épica, pero el contrapunto de un humor exagerado revela el carácter grotesco de las relaciones sociales. Así, una pequeña aldea del Kurdistán sirio se convierte en el centro de un universo que no deja de sorprender al lector. La pasión de vivir, la crudeza y la profundidad de la mirada de Barakat, junto con un original dominio de la lengua y un ritmo trepidante, hacen de estas páginas una en la que el autor experimenta con la narrativa, no en términos de forma o estructura, sino de vocabulario, construcción de las frases, imágenes y voces narrativas.
Salim Barakat, de origen curdo, nació en 1951 en Qamishli, Siria. Indagador infatigable de su propia cultura curda, así como de la compleja mezcla de símbolos, narrativas y estilos de expresión representativos de otras culturas, como la árabe, asiria, armenia, circasiana y yazidí, se trasladó en 1970 a Damasco para estudiar literatura árabe y un año más tarde se estableció en Beirut, donde permaneció hasta la invasión israelí de Líbano en 1982. Ese año entró con pasaporte falso en Chipre, donde trabajó de editor asociado de la prestigiosa revista palestina Al-Karmel. Hasta entonces, había publicado cinco volúmenes de poesía, dos novelas, un diario y dos obras autobiográficas. Después de los Acuerdos de Oslo del año 1993, se trasladó a Suecia, había publicado su décimo libro de poesía y dos novelas más, y es allí donde reside en la actualidad. Su poesía contó desde sus comienzos con la admiración y el reconocimiento de autores como Adonis y Mahmud Darwish. Su universo simbólico narrativo y su imaginería fantástica le han llevado a ser calificado como el García Márquez de la literatura árabe.
Ficha técnica: - Autor: Salim Barakat - Título: Dos trayectos - Colección: «memorias del mediterráneo», 19 - Nº páginas: 244 -  ISBN: 978-84-96327-74-0 - PVP: 17 euros


Amor, sexualidad y matrimonio en el islam por tierras africanas

La Fundación Premio Convivencia de Ceuta invitó a nuestra editorial a participar en la Feria del Libro de aquella ciudad autónoma y presentar el libro de Waleed Saleh, Amor, sexualidad y matrimonio en el islam. Waleed estuvo acompañado por Rocío Valribera Acevedo, encargada del Archivo General de Ceuta e Inmaculada Jiménez Morell, representando a ediciones del oriente y del mediterráneo.

En Tetuán, coincidiendo con el congreso internacional "El diálogo de las culturas cristiana y musulmana en el marco de la Alianza de Civilizaciones" y con la Fête du Livre, Waleed Saleh presentó en el Instituto Cervantes de esa ciudad su libro. En esta ocasión compartieron mesa con el autor Luis Moratinos, director del Instituto, y Juan José Tamayo, teólogo, profesor de la Universidad Carlos III.