Hafez Shirazí

Presentación de Clara Janés. Edición y traducción del persa de Clara Janés y Ahmad Taherí.

«Comparables a los hermosos alicatados de las mezquitas iraníes, los versos de Hafez están llenos de movimiento y destellos que nos atrapan».

De la Presentación de Clara Janés

18,00

Categoría


Share

«Hafez Shirazí… puede ser leído por fin en castellano con la máxima fidelidad que dos idiomas tan distintos, como el persa clásico y el nuestro, pueden lograr».

Soren Peñalver, «Diván de la fuente de la vid», La Opinión, 1/3/2002

«Y desde la taberna… Hafez va a cantar el vino, el amor, la religiosidad directa (muchos poemas parecen inspirados en Erasmo) y la vida bohemia del rend, cuya personalidad independiente, crítica y artística, evoca, o mejor, lo emparenta a través de los siglos directamente con el flâneur baudeleriano».

José Ángel Cilleruelo, «101 Poemas», El Ciervo, mayo 2002

«La tan estrecha relación de un pueblo con un poeta del siglo xiv se explica por el hecho de que este poeta abarca, amplifica y hace brillar en joyas únicas toda la larga tradición anterior de poesía lírica en persa, constituyendo un chef d’oeuvre insuperable en el género que más practica, el gazal… Además la introducción y el glosario ayudan a entender el complejo mundo simbólico del maestro de Shiraz».

Gorka Lamadze, «101 poemas», Lateral, diciembre 2002

«Clara Janés, cotraductora de estos poemas (junto con Ahmad Taherí), cuenta en su prólogo que los poemas de Hafez son leídos en la actualidad para consultar el futuro. Ciertamente su ambigüedad controlada, su capacidad metafórica y, sobre todo, su facilidad para pasar de lo humano a lo trascendente (para volcar literalmente lo uno en lo otro), dan a sus poemas un tono entre moralizante y ocular. Pero que nadie se llame a engaño: Hafez es un moralista escéptico, irónico, casi inmoral, y fatalmente optimista, por cierto…

»Sabe arrepentirse de sus excesos y arrepentirse, también, de sus arrepentimientos. Su modernidad es esa: contiene su propia contradicción».

Juan Carlos Suñén, «El bebedor de posos», Blanco y Negro Cultural, 21/6/2003

«“Con los rizos al viento, perlado de sudor, riente y ebrio/ camisa desgarrada, entonando una oda y la copa en la mano,// los ojos pendencieros, la ironía en los labios, /a media noche, junto a mi lecho se sentó… El amante al que ofrecen de noche un vino tal,/ ¡que adore el vino o en el amor sea pagano!”. Mal encaja el carpe diem de estos versos, su contagioso entusiasmo por el deleite de la vida, con el concepto adusto, de tosca austeridad, que muchos tienen de la cultura islámica. La bohemia provocativa de la poesía de Hafez (1326-1390) incita a la irreverencia ante la autoridad y al libre disfrute de los placeres terrenales… Junto a su espíritu libre, casi habría que llamarlo ácrata, cautiva hoy igual que hace seis siglos la frescura y sabiduría atemporal de su poesía».

Cecilia Dreymüller, «La dialéctica del Eros», El País/Babelia, 17/5/2003

Información adicional
Autor

Edición

Clara Janés y Ahmad Taherí

ISBN

8487198775

Páginas

288

Presentación

Clara Janés

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “101 poemas”