María Messina nació en 1887 en el seno de una familia siciliana por los cuatro costados. Si bien empezó a publicar muy joven, sus comienzos literarios no fueron nada fáciles, pese a contar con el reconocimiento y el estímulo de Verga, novelista y cuentista italiano, máxima figura del verismo. Sus escritos retratan la vida casi inmóvil de una sociedad provinciana en la que las mujeres permanecían enclaustradas en el silencio. Aunque padecía una enfermedad incurable, siguió escribiendo cuentos para niños y novelas. Finalmente, la enfermedad acabó apartándola de la escritura y reduciéndola al silencio. Su muerte, durante el bombardeo de Pistoia en 1944, pasó desapercibida en medio de un país en guerra. Gracias al celo de Leonardo Sciascia y de la editorial panormitana Sellerio, su obra ha conocido durante los últimos años sucesivas ediciones en Italia y fuera de Italia.

Títulos del autor

Nació en 1887 en el seno de una familia siciliana por los cuatro costados. Si bien empezó a publicar muy joven, sus comienzos literarios no fueron nada fáciles, pese a contar con el reconocimiento y el estímulo de Verga, novelista y cuentista italiano, máxima figura del verismo. Sus escritos retratan la vida casi inmóvil de una sociedad provinciana en la que las mujeres permanecían enclaustradas en el silencio. Aunque padecía una enfermedad incurable, siguió escribiendo cuentos para niños y novelas. Finalmente, la enfermedad acabó apartándola de la escritura y reduciéndola al silencio. Su muerte, durante el bombardeo de Pistoia en 1944, pasó desapercibida en medio de un país en guerra. Gracias al celo de Leonardo Sciascia y de la editorial panormitana Sellerio, su obra ha conocido durante los últimos años sucesivas ediciones en Italia y fuera de Italia.

Títulos del autor