STANESCU, NICHITA: Nació en Ploiesti en 1933 y murió en Bucarest en 1983. Junto con Mihail Eminescu, Eugen Ionescu y Tristan Tzara es uno de los grandes nombres de la literatura rumana. La riqueza de su obra, entre la que destacan títulos como Rojo vertical, Épica magna, Las obras imperfectas, Once elegías y Nudos y Signos, le valieron, a pesar del aislamiento que padeció en su país, un amplio reconocimiento internacional (premios Herder y Struga en 1976 y 1982, respectivamente). Como lo define Damian Necula en la Presentación de la edición española de Once elegías: “Abstraído de la realidad, de la infeliz realidad que nos tocó vivir y de cuya propia sordidez parecía hasta ella misma estar harta, el poeta se había blindado contra todo lo que podía macular su existencia. Nada de lo coyuntural, político o relacionado con las necesidades materiales, lo podía alcanzar. Se había organizado a sí mismo y a su poesía en torno a un absoluto de altura de ideas y de aire puro, cuyas fronteras estaban selladas a la inmediatez de aquella sociedad marcada por las coacciones.” [Once elegías (la última cena), col. poesía del oriente y del mediterráneo, nº 14].

Títulos del autor

STANESCU, NICHITA: Nació en Ploiesti en 1933 y murió en Bucarest en 1983. Junto con Mihail Eminescu, Eugen Ionescu y Tristan Tzara es uno de los grandes nombres de la literatura rumana. La riqueza de su obra, entre la que destacan títulos como Rojo vertical, Épica magna, Las obras imperfectas, Once elegías y Nudos y Signos, le valieron, a pesar del aislamiento que padeció en su país, un amplio reconocimiento internacional (premios Herder y Struga en 1976 y 1982, respectivamente). Como lo define Damian Necula en la Presentación de la edición española de Once elegías: “Abstraído de la realidad, de la infeliz realidad que nos tocó vivir y de cuya propia sordidez parecía hasta ella misma estar harta, el poeta se había blindado contra todo lo que podía macular su existencia. Nada de lo coyuntural, político o relacionado con las necesidades materiales, lo podía alcanzar. Se había organizado a sí mismo y a su poesía en torno a un absoluto de altura de ideas y de aire puro, cuyas fronteras estaban selladas a la inmediatez de aquella sociedad marcada por las coacciones.” [Once elegías (la última cena), col. poesía del oriente y del mediterráneo, nº 14].

Títulos del autor