Una de las figuras cumbres de la Edad de Plata de la literatura rusa, junto a Ajmátova, Esenin, Maiakovski, Pasternak y Mandelshtam. La autora inició durante su exilio en Praga su inacabada trilogía trágica La ira de Afroditacon Ariadna, tragedia a la que quiso dar el nombre de su querida hija, en aquellos años marcados por su propia tragedia vital. Tragedia que ira materializándose tras su regreso a la Unión Soviética en 1939: su hermana menor, Anastasia, fue deportada a un campo de concentración e idéntica suerte corrió poco después su hija Ariadna; entre tanto, su hijo Mur, con apenas 17 años, había sido destinado tras la invasión nazi a una brigada de detección de minas, y su marido, detenido y condenado a muerte. En 1941 puso fin a su vida [Ariadna, colección Transversales, 1].

Títulos del autor

Una de las figuras cumbres de la Edad de Plata de la literatura rusa, junto a Ajmátova, Esenin, Maiakovski, Pasternak y Mandelshtam. La autora inició durante su exilio en Praga su inacabada trilogía trágica La ira de Afroditacon Ariadna, tragedia a la que quiso dar el nombre de su querida hija, en aquellos años marcados por su propia tragedia vital. Tragedia que ira materializándose tras su regreso a la Unión Soviética en 1939: su hermana menor, Anastasia, fue deportada a un campo de concentración e idéntica suerte corrió poco después su hija Ariadna; entre tanto, su hijo Mur, con apenas 17 años, había sido destinado tras la invasión nazi a una brigada de detección de minas, y su marido, detenido y condenado a muerte. En 1941 puso fin a su vida [Ariadna, colección Transversales, 1].

Títulos del autor