Rainer Maria Rilke

Preliminar de Clara Janés. Traducción del alemán de Alfonsina Janés y Clara Janés.

Poemas a la noche, de Rainer Maria Rilke, es una obra poco conocida y, sin embargo, de capital importancia entre las del poeta, pues en ella se esbozan algunos temas que acabarán de configurarse en las Elegías de Duino. Durante años fue un libro casi secreto. Rilke no llegó a publicarlo, acaso precisamente por no desvelar ese fondo originario común con su obra cumbre.

Del Preliminar de Clara Janés.

10,00

Categoría


Share

«En los Poemas a la noche hay –en el xi, el xii, el xiii, el xiv, el xvii y el xviii– una formulación muy próxima a la de las Duineser Elegien, mientras en el resto la dicción oscila entre las convenciones del fragmento en la estela de Novalis y una forma de soneto incompleto, del que se adivina que está sin concluir… Lo que los une, más que los unifica, es su carácter agónico y visionario: eso que Clara Janés ha definido como “el vértigo de lo sagrado” y que Stephens describió como “la necesidad de transcendencia”, que enlaza aquí tres temas recurrentes en la imaginería rilkeana: el ángel, la noche y la amada, vividos como mediación con la divinidad. Asistimos aquí al taller y a la intimidad creadora de Rilke, que es lo que estos poemas nos acercan y, en cierta manera, incluso nos dan. Estamos, pues, ante esas “celestes imágenes-espejo” que él descubrió en la pintura del Greco y que, como el ángel, son «ascenso y precipitación». Althen y Masson subrayaron su diferencia con las Elegías: según ellos, los Poemas a la noche son algo así “como la repetición indefinida de un mismo tema y sus armónicos”. Y no les falta razón, porque, pese a la fuerza de su arranque, no llegan más allá de su primer impulso y se quedan truncados, como un esbozo de algo cuyo proceso se ve que es poéticamente importante, pero que no tiene continuidad ni conclusión. Eso constituye también su atractivo, porque nos permite ver la obra aún no terminada, y el poema todavía en su borrador. Rilke está aquí entrando en una nueva etapa que él mismo ignora cuál va a ser. De ahí que titubee y que sea incapaz de decidirse. Y es que no sabe ni la forma que el libro pueda llegar a tener. Por eso ensaya diversos tipos de poemas que luego se articularán en dos: las Elegías y los Sonetos, o al revés. Pero tardará aún diez años en llegar a ello. Y eso es lo que estas dos series que ahora comentamos, cada cual a su modo y como intento y germen, pretenden fijar: lo que nos hacen ver es lo que Rilke llamó la obligación de lo imposible, que, en su caso, se tradujo en un nuevo lenguaje, primero, y en otro modo de poetizar, después. Rilke alude a ello en su estar a la espera y apresar con símbolos “de círculos en círculos”: es decir, bajo formas poéticas diferentes, que es como entendía él “la esencia y el cambio de los nombres”».

Jaime Siles, «El vértigo de lo sagrado», abcd las Letras, 25/7/2009

Información adicional
Autor

Traductor

Alfonsina Janés y Clara Janés

Preliminar

Clara Janés

ISBN

9788496327634

Páginas

96

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Poemas a la noche”