Con ocasión del Centenario del poeta checo, publicamos, en edición bilingüe, dos de sus poemarios fundamentales:Una noche con Hamlet y Toscana. Del primero afirmó un crítico que era «la síntesis de la lírica y de la épica, de la reflexión y del drama, de la historia del presente, del canto y del lamento»; del segundo, el propio autor afirmó que era «su último testamento».
16,00

Categoría


Share

«Se cumplen cien años del nacimiento de Vladimír Holan, uno de los mayores poetas que dio la Europa del siglo xx. Nacido en Praga el 16 de septiembre de 1905, formó parte de una generación innovadora y brillante, comparable a la española del 27. A ella perteneció también Jaroslav Seifert, el cual, al recibir el Premio Nobel (1984), consideró que se le otorgaba en representación, pues, dijo, “otros lo merecieron”. Y pensaba sobre todo en Holan, presente de este modo en sus propios versos: “En esta maldita cárcel que es Bohemia/ tiraba con desprecio sus poemas/ como trozos de carne ensangrentada./ Pero los pájaros tenían miedo…”

»Los versos que entonaba pasaron de ofrecerse en una compleja forma sonora a irse despojando de visos para quedar en carne y huesos hirientes al servicio del hombre, pues “el poeta y el artista digno de ese nombre, cambia el mundo y lo crea de nuevo, sea con fuerza de la rebelión, pero siempre encaminando su esfuerzo hacia un fin: liberar”.

El hombre y su realidad en el mundo –en la historia–, su vida que concluirá necesariamente en la muerte –ese gran enigma y todos los demás, desde el amor y la alegría al sufrimiento y la soledad, desde el conocimiento a la perplejidad y la renovada incertidumbre– será lo que surja a través de los versos de Holan “a los que un día acudirán los que quieran tomar el pulso del cruel y gran siglo que cierra el segundo milenio” (Vladimír Justl)…

»Pero la historia sigue imponiéndose y el haberse convertido en el poeta del pueblo y para el pueblo no impide que en 1948, con la llegada del Gobierno comunista al poder, remitiéndose a sus orígenes, se le acuse de “formalismo decadente” y se prohíba la edición de sus obras. “Muro por muro”, dice entonces. Y acabará por encerrarse en su casa de la isla de Kampa, en el corazón de Praga, para no volver a salir. Se entrega ahora a una vida nocturna y aislada que pronto hace de él un mito vivo…»“Asómbrate, poeta checo, de no mendigar”, dice. Y, en efecto, logra vivir de breves trabajos que firman otros y de algunas traduc- ciones…»Holan, consciente de que el hombre –y el poema– se hallan sacudidos por lo inesperado, la mezcla de lo trascendente y lo cotidiano; consciente de que “ya todo lo invisible/ se encuentra también aquí en lo visible”, entregado hasta el fin a su misión de testigo, cruza raudo una y otra vez estas fronteras. Acaso era su velocidad intelecto-sensitiva lo que daba miedo a los pájaros».Clara Janés, «El temor de los pájaros», El País/Babelia, 10/9/2005

«Una noche con Hamlet puede leerse como un aprendizaje del dolor mezclado con “la ternura y la suavidad de la violencia”, que le obliga a trazar una enciclopedia del amor, en el que lo real coincide con lo metafísico. La Ilíada, Shakespeare, Marlowe, Góngora y Eliot laten en su fondo, y Lope de Vega también: un Lope directamente aludido en su relación con Elena Osorio y que es usado como correlato objetivo aquí.

»Toscana, en cambio, es un poema menos acelerado: más sereno, en el que muy distintas lenguas se incrustan en un mosaico lírico, en el que el pensamiento ocupa la mayor parte y “la belleza sólo puede escucharse bajo los dedos de la intangibilidad”. El tiempo aquí no es el histórico sino el psicológico, en el que el hablante comete “los pecados de la lengua” y sufre el movimiento como metáfora de la contingencia y la caducidad».

Jaime Siles, «Dos muertes de un solitario», en abcd las Letras y las Artes, 29/10/2005

Información adicional
Autor

ISBN

84-96327-18-3

Páginas

224

Traductor

Clara Janés y Josef Forbelsky

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Una noche con Hamlet – Toscana”